El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El cerebro es el PC orgánico que delata las enfermedades

Por philosophico - 1 de Marzo, 2006, 9:24, Categoría: General

http://www.eltiempo.com.ve/noticias/default.asp?id=65467

El cerebro es el PC orgánico que delata las enfermedades
Las modernas tecnologías de diagnóstico por imagen, que permiten visualizar "en vivo y en directo" la actividad química y eléctrica de las distintas áreas del cerebro humano, ayudan a desentrañar el impacto u origen de numerosos trastornos como la anorexia, el tabaquismo o la farmacodependencia
OMAR SEGURA

EFE REPORTAJES.- Localizado en la cabeza es el centro supervisor del sistema nervioso, que controla y coordina el movimiento, comportamiento y funciones vitales, como los latidos del corazón, la presión sanguínea, entre otros. Además es responsable de la cognición, las emociones, la memoria y el aprendizaje.

Asimismo, muchos de los problemas de salud que padecemos se reflejan en esa "computadora orgánica", según se desprende de los últimos descubrimientos sobre el cerebro.

Los personas que sufren anorexia nerviosa tienen una percepción errónea de su imagen corporal y observan que tienen exceso de peso aunque estén delgadas. Para conseguir una silueta física perfecta, se niegan a ingerir alimentos, toman laxantes y se auto-provocan vómitos.

En el extremo opuesto se sitúa la bulimia nerviosa, otro desorden alimentario. Se caracteriza por ingestión impulsiva de alimentos, hasta "atragantarse". Dos de las consecuencias son sentimiento de culpa y malestar por haber comido en exceso, y la obesidad corporal.

Alimentación y neuronas
Las mujeres con anorexia nerviosa presentan un aumento en la actividad química en un sector de su cerebro donde se controlan las sensaciones de satisfacción y reafirmación, lo cual podría explicar por qué se ven impulsadas a bajar de peso pero no encuentran placer en hacerlo, según un estudio elaborado por científicos estadounidenses.

Los investigadores emplearon una tecnología basada en imágenes de la actividad cerebral, que fueron tomadas a diez mujeres que se recuperaron de la anorexia, y a otras 12 mujeres sanas. En los ganglios basales del cerebro de las anoréxicas, descubrieron una mayor actividad de los receptores de la dopamina, una sustancia química cerebral relacionada con la regulación del placer.

Según el doctor Guido Frank, psiquiatra infantil de la Universidad de California en San Diego, EE UU, y uno de los directores del estudio, "la esperanza de este hallazgo radica en que se puedan desarrollar nuevos medicamentos que puedan ayudar a tratar la anorexia".

Hace poco se publicó otro artículo de investigadores de distintos centros mundiales, que mostró que las personas con trastornos de la alimentación tienen una mayor cantidad de líquido cefalorraquídeo y una pérdida de sustancia gris cerebral.

Los diagnosticados de bulimia presentan, además, una reducción en el volumen de sustancia cortical cerebral.

Alteraciones reversibles
Un estudio sobre la alimentación y el cerebro realizado en EE UU incluyó a 40 pacientes anoréxicas o bulímicas a las que se consideraba completamente curadas y cuyas alteraciones cerebrales se evaluaron por medio de pruebas radiológicas, como la tomografía axial computarizada y la resonancia magnética nuclear. También mostró que la morfología del cerebro de las pacientes curadas no difiere de la de las sanas, lo cual confirma que las alteraciones son reversibles.

El tabaquismo puede alterar el desarrollo cerebral
El cerebro acusa el impacto de lo que su propietario se lleva a la boca, no sólo cuando se trata de una ración de comida, sino también cuando está relacionado a vicios y hábitos como el humo de un cigarrillo y su acción en el organismo.

Según informaciones recientes, pertenecientes al Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, de España, los bebés nacidos de madres fumadoras tienen más pequeño el cerebro y tienden a nacer con una talla y peso considerablemente menores que el resto de bebés de progenitoras que no poseen ese vicio.

Según el doctor Miguel Barrueco, médico experto en tabaquismo, "lo más representativo es que estos niños tenderán a mantener una desventaja inicial durante al menos los primeros años de vida, y no sólo en cuanto a crecimiento y desarrollo físico, sino en cuanto a maduración intelectual y control emocional".

"Esas deficiencias suelen corresponderse también con un menor perímetro craneal, lo cual no es una simple curiosidad científica, ya que el diámetro del cráneo es fiel reflejo del tamaño del cerebro, y éste a su vez es un índice, no acertado en todos los casos, del número de células cerebrales", destacó Barrueco durante una reciente entrevista.

En opinión de este especialista, no se puede deducir "con absoluta certeza" que los hijos de madres fumadoras o expuestas al humo del tabaco de segunda mano van a ser menos inteligentes, "pero la duda queda planteada y debe servir al menos para hacer reflexionar a una gran cantidad de fumadores que rodean a una embarazada, o a ella misma si siente la tentación de fumar durante la gestación".

La drogas causan un impacto devastador
La del tabaco no es la única adicción que repercute negativamente en el encéfalo humano: unos investigadores británicos han comprobado que la mente de un drogadicto joven se asemeja a la de un anciano con inicio de Alzheimer.

Los jóvenes que se inician en el consumo de drogas de forma precoz tienen tres veces más posibilidades de sufrir daño cerebral que los no consumidores habituales de estupefacientes, de acuerdo con una investigación británica en la que se examinaron, después de su muerte, el cerebro de 34 drogadictos que eran usuarios habituales de drogas intravenosas, como la heroína y la metadona, y el de 16 jóvenes que nunca habían tomado psicoactivos.

Los investigadores apreciaron que los drogadictos sufrían un daño cerebral similar al que padecen los ancianos con enfermedad de Alzheimer inicial, centrado en algunas áreas claves, como las que afectan a la memoria, el aprendizaje y el bienestar emocional.

Las bases neurológicas de la dependencia a las drogas están casi comprobadas. Se habla de una alteración en los niveles de dopamina en determinadas áreas cerebrales como principal causante de adicción.

Las drogas adictivas pueden cambiar el cerebro de modos fundamentales, dice el director de Instituto contra el Abuso de las Drogas de Rockville (EE UU) Alan Leshler, “al producir ansia y consumo de drogas compulsivos e incontrolables”.

“Hay diferencias individuales en las experiencias de consumo de drogas, y que no todos se convierten en adictos con la misma facilidad. Unos lo hacen con marcada rapidez, mientras que otros no tan rápidamente”.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)