El Blog

Calendario

<<   Febrero 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Febrero del 2006

Unas proteínas 'moldean' el cerebro de ratas y favorecen su adicción a la cocaína

Por philosophico - 28 de Febrero, 2006, 10:21, Categoría: General

http://elmundosalud.elmundo.es/elmundosalud/2006/02/22/neurociencia/1140626609.html

Unas proteínas 'moldean' el cerebro de ratas y favorecen su adicción a la cocaína

  • El cerebro produce unas moléculas que crean conexiones neuronales que inducen la adicción
  • El descubrimiento abre nuevas vías de estudio para el tratamiento por abuso de sustancias
AMÉRICA VALENZUELA

Un grupo de neurólogos ha identificado un tipo de moléculas, que se producen de manera natural en el cerebro, que provocan la ansiedad propia de la adicción a la cocaína en una situación de abstinencia. Estas sustancias químicas, las orexinas, producen cambios en el cerebro que favorecen la adicción.

Desde hace tiempo los científicos sospechaban que el cerebro sufría neuroadaptaciones (cambios en las conexiones entre grupos de neuronas) inducidas por las drogas; cambios que determinan la diferencia física entre un cerebro que se comporta como adicto o no adicto a ciertas drogas, como la cocaína o la morfina .

Ahora, tras varios estudios realizados con cocaína y sobre cerebros de ratas de laboratorio, el equipo dirigido por Antonello Bonci, del Centro de Investigación Ernest Gallo, en colaboración con la Universidad de California, ambos en EEUU, ha constatado que "la adicción que producen ciertas drogas va mucho más allá del recuerdo del placer inducido por la sustancia, ya que su uso modifica la conexiones neuronales de manera persistente", explican en el trabajo, publicado por la revista 'Neuron'. "Las drogas adictivas, por supuesto, alteran el cerebro y muchas de las alteraciones perduran largo tiempo".

El descubrimiento "abre nuevas vías de estudio para el tratamiento del síndrome de abstinencia y para prevenir recaídas", asegura Bonci a elmundo.es. Las orexinas se liberan en los periodos de abstinencia, que es "cuando los drogodependientes suelen solicitar ayuda". El hecho de conocer mejor la bioquímica del cerebro durante esa fase permitirá desarrollar fármacos específicos para aplicar en esos momentos.

La plasticidad de las neuronas

Estudios previos realizados por otros científicos han relacionado las orexinas con el tegumento ventral, una zona del cerebro relacionada con la plasticidad, es decir, la reordenación de las conexiones entre grupos de neuronas para adaptarse a una nueva situación. Este nuevo trabajo constata y confirma que las orexinas inducen por sí mismas este cambio físico en el cerebro.

La zona que activan las orexinas, el tegumento ventral, se encuentra en el hipotálamo lateral, implicado en la regulación del sueño y la vigilia, el apetito y los comportamientos adaptativos y de aprendizaje. "El estudio da un paso importante al vincular los mecanismos de aprendizaje y memoria con los de adicción", explica Roy Wise, especialista en abuso de sustancias en los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, en un artículo que acompaña al estudio.

El especialista subraya la relevancia de investigaciones de este tipo para comprender lo que ocurre en el cerebro de los drogodependientes: "Mientras que comer o ciertos hábitos sexuales pueden convertirse en algo compulsivo hasta el punto de sufrir un alto riesgo de diabetes o enfermedad cardiovascular, la adicción implica impulsos inevitables mucho más graves y requiere una explicación más sólida [que la psicológica] y mecanismos más complicados", indica.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

El cerebro, órgano sexual

Por philosophico - 28 de Febrero, 2006, 9:58, Categoría: General

http://www.corrientesnoticias.com.ar/interior.php?nid=24620

El cerebro, órgano sexual
Plus!: El cerebro es el órgano sexual más importante. La excitación, el placer, el estímulo, todo eso y aun más cosas pasan por el cerebro y por la forma en que este puede aceptar lo que recibe desde el exterior.
Lo primero y principal para ver si estamos en la buena senda es ver como nuestra pareja reacciona frente a nosotros, ver que tan cómoda se siente en nuestra presencia. Por ejemplo, hay que ver si siente algún prurito en mostrar su desnudez cuando estamos en el mismo lugar que ella.
Si no siente inseguridades y molestias por esto, si se anima y no siente vergüenza por su cuerpo, entonces estamos en el buen camino hacia el orgasmo.
Esta comodidad con nosotros también incluye el poder hablar del tema sexual con total apertura, poder decirnos que es lo que la hace sentir bien y que la molesta, cuales son sus deseos y fantasías, que es lo que deberíamos estar haciendo y con que debemos detenernos. Si se cumple con esto, entonces el orgasmo es una posibilidad que se encuentra muy cercana.
La comodidad con la persona con la que se encuentra es algo muy importante, y no solo para la mujer, sino también para el hombre.
Si constantemente estamos preocupándonos por como nos vemos, por lo que estamos haciendo, por lo que “deberíamos” estar haciendo o si no nos animamos a marcarle a nuestra pareja que algo que esta haciendo nos hace sentir mal; entonces muy difícilmente podremos dejarnos llevar lo suficiente por lo que estamos haciendo como para poder disfrutarlo en su totalidad.
Como decíamos, el cerebro es el punto focal del orgasmo. Y si bien esto es cierto tanto para el hombre como para la mujer, la verdad es que es más marcado en el caso del sexo femenino.
Si logramos que se sienta tan cómoda en nuestra presencia como para cumplir con lo que veníamos diciendo durante los últimos párrafos. Es una necesidad casi física que tiene, de abandonarse a lo que estamos haciendo. Si somos lo suficientemente hábiles como para poder lograr esto, entonces la verdad es que el orgasmo esta muy cerca de nuestra habilidad para conseguirlo.
Necesitaremos de un poco de trabajo físico, por supuesto, ya que con el pensamiento solo no llegaremos al lugar a donde estamos tratando de arribar, pero será mucho más simple, incluso de lo que ella misma piensa que puede ser.
Ahora bien, es probable y hasta seguro que haya parejas en el mundo (y no exactamente pocas) que nunca se han sentado y tenido una larga y fructífera conversación sobre el sexo, que nunca se han tomado el tiempo de explicarse mutuamente que es lo que desean, que es lo que quieren, que fantasías tiene, cuales son las cosas con las que más cómodos se encuentra, que es lo que mayor y menor placer les da, que les gustaría intentar en algún momento y como se sienten en general con respecto a la vida sexual que están llevando.
Si este es nuestro caso, si somos de esas personas cuya comunicación con respecto a lo sexual es, para decirlo de alguna forma suave, limitada (por no decir inexistente) entonces necesitamos hacer algo para cambiar lo que estamos haciendo mal.
Por que si nunca hemos discutido con ella de sexo, entonces estamos fallando en un punto básico para lograr una buena relación sexual. Así que es el tiempo para comenzar a hacerlo, para sentarnos y tratar de abrir rutas que nos permitan discutir el tema.
Puede ser que en un principio no nos sintamos a gusto discutiendo el tema (o aun peor, que sea ella la que no se siente cómoda), pero la comunicación es una de las bases de cualquier pareja sana, así que no hay motivo por el que tengamos que tener miedo a este tópico de conversación.
No se trata de comenzar una discusión ni de contar todos nuestros secretos (que podemos pensar como “perversiones”) sino de tener un intercambio profundo y serio de un montón de cosas que nos hacen ser lo que somos, que son parte de nuestra personalidad y que no podemos (ni queremos) negar. Sueños, fantasías, deseos, estimulación, son todos temas que tenemos que tocar.
Y, finalmente, hay un punto de lo que hablábamos antes que tenemos que tener en cuenta. ¿Cómo se comporta nuestra pareja cuando terminamos de hacer el amor? ¿Parece actuar con seguridad en su desnudez o, contrariamente, se muestra poco y se mueve con lentitud?
Si este es el caso, entonces es muy probable que no se sienta demasiado a gusto con su propio cuerpo y que no quiera mostrarlo demasiado. Esto es totalmente contraproducente con respecto a todo lo que hemos estado diciendo hasta este momento con respecto al cerebro como órgano sexual.
En este último caso, hay que tomarnos el trabajo de hacer que se sienta mejor respecto a sí misma. No se malentienda, no decimos “tomarnos el trabajo” porque sea algo malo o difícil, pero si queremos decir que hay que elogiar todo aquello que encontramos hermoso y atractivo en su cuerpo, hay que repetirlo, remarcárselo, lograr que se de cuenta que hay mucho que nos vuelve locos y que no tiene que sentirse mal por ninguna cosa, que todo lo malo que piensa son solo cosas de su imaginación

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Notables avances en el conocimiento científico sobre el funcionamiento del cerebro humano vislumbr

Por philosophico - 14 de Febrero, 2006, 17:58, Categoría: General

http://www.scavarelli.com/articulos/preview.php?id=1139930992&page=1

WWW.SCAVARELLI.COM.-URUGUAY.- OPINIONES DE VANGUARDIA.-
DESAFIO EMPRENDEDOR-

Notables avances en el conocimiento científico sobre el funcionamiento del cerebro humano vislumbran su enorme campo de aplicación en la gestión humana.


Indagar los mecanismos mentales que ponen en funcionamiento los pensamientos, recuerdos, sentimientos, emociones, aprendizaje y las percepciones que determinan la conducta de los clientes se vislumbraba como una especie de "promesa" del marketing del futuro.

Hoy esto es una realidad y es lo más novedoso que encuentro para acercarles de lo que pasa en Argentina aparte de las noticias por todos conocidas que inundan los medios de comunicación.

El cerebro humano como objeto de estudio, las neuronas como actores principales de los procesos cerebrales y el conocimiento de la mente del cliente como objetivo de la gestión de las organizaciones modernas.

Neuromarketing, el libro que empapela los poster en las callecitas de este desolado Buenos Aires del mes de Febrero. Nos habla de una disciplina moderna, producto de la convergencia de conocimientos procedentes de las neurociencias y el marketing, cuya finalidad es comprender y satisfacer, cada vez mejor, las necesidades y expectativas de los clientes.

Su autor, a quien tuve la suerte de conocer el año pasado en una charla en la Universidad de Belgrano, Néstor Braidot es reconocido como uno de los más destacados especialistas en Marketing, Management y Desarrollo de Inteligencia para la toma de decisiones y el aprendizaje.

Sus investigaciones en el campo de la toma de decisiones, Neurociencias y Programación Neurolingüística lo han llevado a reformular muchos de los fundamentos tanto del Management como de la conducción y gestión de organizaciones.

Recorrió un largo camino para sumar una sólida formación académica que acredita con sus títulos de Doctor en Ciencias de la Administración, Master en Economía, Licenciado en Administración de Empresas, Contador Público Nacional, Licenciado en Cooperativismo, Master en Programación Neurolinguística y Trainer en Diseño conductual.

Hoy es Catedrático de la Universidad de Salamanca, conferencista frecuente en diversas Universidades y foros mundiales y es además International Speaker de Celebrity Speakers Associates.

Lo novedoso es la incorporación de conocimientos que han generado una nueva forma de hacer marketing: ya no alcanza con lo que nos dicen nuestros clientes, debemos indagar en su cerebro.

En el ámbito de los negocios, una decisión exitosa es consecuencia de contar con "buena información", adecuadas metodologías y "algo" de intuición. Sin estructura y funcionamiento cerebral este proceso no será posible.

Precisamente, las neurociencias buscan entender los procesos a nivel celular y molecular por los cuales el cerebro produce actos cognitivos y de comportamiento específicos, y es precisamente la investigación y comprensión de todo lo que acontece en este órgano lo que determina el comportamiento de las personas y hará más exitosa la gestión de las organizaciones modernas que sean capaces de comprenderlas.

Ya se ha demostrado que todas las capacidades mentales, como la memoria, percepción, imaginación, lenguaje y pensamiento tienen una compleja estructura subyacente en el cerebro.

Las neurociencias cognitivas mejoran nuestra comprensión de estas capacidades, delineando los procesos componentes y especificando la forma en que éstos interactúan.

Por ello, muchos consultores, economistas y especialistas en management, con la ayuda de neurofisiólogos, se han comprometido en investigar cómo los sistemas sensoriales del cerebro codifican la información procedente del mundo exterior, es decir, cómo hace el sistema nervioso para traducir la enorme cantidad de estímulos a los que está expuesto un individuo al lenguaje del cerebro.

Hoy sabemos que un estímulo sensorial, que podemos imaginarlo como un bit de información, por ejemplo, un sonido, provoca en el cerebro una reacción por la cual una neurona sensorial se activa eléctricamente.

Esta informa de manera química, pasa a una neurona vecina, que a su vez se activa eléctricamente y propaga el mensaje.
Entonces, podemos pensar que el modo en que almacenamos un determinado estímulo puede explicarse a través de un modelo de redes neuronales.

En esta compleja red de neuronas que se interconectan entre distintas zonas del cerebro, las conexiones pueden reforzarse con la experiencia cuando el estímulo es repetido.

Como vemos, estos conocimientos son centrales en la actividad. Ya no hay duda de que los recuerdos que surgen en la mente a través de la interacción sinérgica de varios componentes del cerebro humano determinan nada menos que la fidelidad a determinadas marcas y empresas. En otros términos: del mismo modo que los seres humanos solemos "conectarnos" con otras personas, también existe "una conexión" con las marcas. Todo conectado con todo, una matriz interconectiva.

La importancia de la investigación de los mecanismos cerebrales que determinan la conducta frente al consumo se debe a que gran parte de la motivación humana se genera por debajo del nivel de conciencia.

Precisamente, la neuroeconomía moderna ha demostrado que los humanos no somos totalmente racionales en la toma de decisiones porque nuestro cerebro busca continuamente patrones con significado, incluso donde no los hay.

Estos descubrimientos pusieron en tela de juicio los postulados de la economía clásica sobre la capacidad del hombre para razonar y planear de manera lógica todas las situaciones.

Sin duda alguna, un análisis exhaustivo del pensamiento y del procesamiento de la información en el cerebro de las personas permitirá inferir su conducta posible, y para ello es necesario comprender cómo se producen los mecanismos que desencadenan las actividades mentales.
La revolución que esto produce ante todo lo conocido nos invita a pensar en observar como estamos cada uno de nosotros a nivel de ejercicios mentales.

Así como ejercitamos el físico, con aerobic, nuestra mente indefectiblemente a través de diferentes técnicas tiene que recibir entrenamiento, a éste se le denomina neurobic en los más destacados centros de estudio de EEUU.

Una mente sin entrenar no puede lograr nada, expresa una máxima de Un curso de Milagros, primer acercamiento que tuve a un curso de disciplina mental.

En este curso nos hablan de una manera muy simple de todo lo que hoy es física cuántica o las anteriores explicaciones del neuromarketing. Podemos conocer nuestro cerebro si aprendemos a saber que pensamos cuando pensamos.

Día a día con un ejercicio distinto las 365 lecciones nos proporcionan una nueva manera de ver el mundo e incorporan frases que luego encarnamos en la vida diaria. Con terminología cristiana nos dice que no pretende establecer un culto, ni ninguna religión, sólo indicarnos un camino posible ante la desesperación y el caos en que vivimos.

No es posible una religión universal pero sí se puede tener la experiencia del amor universal si comenzamos a entender que las mentes están interconectadas. Que concientemente podemos elegir paz en vez de conflicto.


Ya sea a través de grandes investigaciones científicas o con la simplicidad de la nueva visión que nos proporciona Un Curso de Milagros la invitación está hecha a cambiar todo lo conocido en materia mental y atreverse a ir más allá. Lo social, lo político y lo empresarial llegarán rápidamente a incorporar estas nuevas técnicas y muy pronto no nos servirán los esquemas estudiados.

Simplifiquen sus esquemas mentales, no se atiborren de grandes teorías, todo esto caducará. Examinen su placard interno, tiren todo lo que de verdad no se usa más y comiencen de nuevo. Es posible e inevitable, lo hacemos concientes o el maestro dolor lo hará por nosotros.

Imaginemos juntos por un momento que todos los seres del planeta tuvieran la posibilidad de aprender a conocer como funciona su cerebro y aprender a usarlo a su favor. Hoy una utopía, mañana no sabemos nada. Metanoia, gritaba Jesús al entrar a los pueblos hace 2000 años y esto quería decir precisamente” vayan más allá de lo conocido”.

Todo lo que viene desde las ciencias representa quizás que estaremos a todos los niveles entendiendo su palabra más allá del culto que profesemos. La pregunta queda planteada. El deseo de mi corazón ya lo puede sentir como un hecho.

Myriam LINARI
COLUMNISTA DE OPINIONES DE VANGUARDIA.-

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

El poder de atención de un joven es mayor que el de alguien de más de 40

Por philosophico - 14 de Febrero, 2006, 17:56, Categoría: General

http://www.clarin.com/diario/2006/02/14/sociedad/s-03701.htm

ESTUDIO DE INVESTIGADORES DE CANADA
El poder de atención de un joven es mayor que el de alguien de más de 40

Dos regiones clave del cerebro se deterioran antes de lo que se pensaba. Descubren que los de mediana edad se distraen más por los cambios en el cerebro.

Robert Lee Hotz. Los Angeles Times. Especial

Al explorar la anatomía de la atención, investigadores descubrieron que la gente de mediana edad es mucho más proclive a distraerse cuando surgen interrupciones, a raíz de cambios en la forma como funcionan sus cerebros, que son propios del envejecimiento.

En investigaciones difundidas hace una semana, científicos de la Universidad de Toronto y el Instituto Rotman lograron documentar por primera vez de qué forma la edad altera la capacidad que tiene el cerebro para ignorar las interrupciones irrelevantes.

"Descubrí con el paso de los años que cada vez me resulta más difícil enfrentar las distracciones", admite la autora de este estudio, Cheryl Grady, de 52 años, que se dedica a estudiar los efectos cognitivos del proceso de envejecimiento.

"Este experimento me permitió saber por qué razón esto es así. Es algo que pasa dentro del cerebro", agrega.

A través de un escaneo al cerebro de gente joven y de mediana y tercera edad, Grady y colegas detectaron un quiebre gradual en los circuitos cerebrales que mantienen el equilibrio normal del lapso de atención.

Dos regiones clave en el cerebro, que permiten a la mente centrarse en una única tarea y eliminar los pensamientos no deseados, se descomponen mucho antes de lo que se creía.

Por lo general, circuitos nerviosos especiales de la corteza prefrontal se vuelven más activos cuando la mente presta mucha atención. Simultáneamente, zonas del cerebro asociadas del lóbulo frontal medio —que controlarían actividades más generales— muestran que disminuyen su actividad.

Cuando la mente está en reposo, el nivel de actividad cerebral en esas regiones, por ende, se revertiría.

Los investigadores descubrieron de todos modos que a partir de los 40 años, aproximadamente, este patrón de subas y bajas comienza a mostrar alteraciones durante las tareas relacionadas con la memoria.

"Se sabe desde hace tiempo que los adultos de más edad se distraen con mucha mayor facilidad. Creemos haber descubierto un mecanismo dentro del cerebro que explicaría todo esto. Los cambios funcionales pueden detectarse a partir de la mediana edad", explica Grady.

Este estudio, que fue financiado por el Instituto Canadiense de Investigaciones de la Salud, fue publicado en el Journal of Cognitive Neuroscience.

Son muchos los investigadores que están tratando de averiguar si las técnicas basadas en desarrollar funciones múltiples —ideadas para mejorar la comunicación y la productividad— no hacen en realidad que la gente quede atolondrada y se sienta más apática y como en un estado de letargo.

Según una estimación publicada en una revista especializada, el oficinista promedio es interrumpido cada tres minutos.

Científicos del King's College, en la Universidad de Londres, llegaron hace poco a la conclusión de que la gente que intenta hacer malabarismos cuando atiende llamadas telefónicas, contesta e-mails y otras tareas de oficina sufre una mayor pérdida de su coeficiente intelectual que aquellos que fuman marihuana.

Grady concluye recordando que la gente que hoy tiene veintipico de años —con cerebros acostumbrados a los mensajes instantáneos y otros dispositivos de la más moderna tecnología que afectan el lapso de la denominada atención corta— probablemente estará en mejores condiciones de lidiar con las interrupciones no deseadas al llegar a la vejez.

"Si uno tiene 20 años hoy tendrá más facilidad para enfrentar las distracciones al llegar a los 60 porque tendrá mucha más práctica"," asegura Grady.

TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Los delfines duermen con la mitad del cerebro ‘despierto’

Por philosophico - 14 de Febrero, 2006, 17:55, Categoría: Cerebro animal

http://www.diariodemadryn.com/vernoti.php?ID=54079

PARA ELLOS, RESPIRAR NO ES UN ACTO REFLEJO
Los delfines duermen con la mitad del cerebro ‘despierto’


 
Quedarse despierto para seguir respirando o morir mientras duermen. Ése es el dilema diario al que se enfrentan los delfines para los que, a diferencia de los hombres, la respiración es un acto voluntario. Por eso han desarrollado un mecanismo de adaptación al medio oceánico que les permite que se duerma sólo la mitad de su cerebro, para seguir viviendo mientras descansan.
Según una investigación publicada por el diario El Mundo, “para los delfines, la respiración es un acto voluntario, no reflejo, como ocurre con los hombres. En medio del océano, una pérdida de conciencia -al dormir, por ejemplo- sería fatal para estos animales. Si no respiran, se mueren”, señaló Jon Kershaw, responsable del acuario Marineland en Antibes, en la Costa Azul francesa.
Para poder “dormir permaneciendo al mismo tiempo despierto”, el delfin ‘apaga’ uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que la otra mitad del cerebro, que permanece despierta, ejerce el control sobre las funciones vitales, especialmente la respiración. Durante estos periodos de sueño “unihemisférico”, los delfines ralentizan su metabolismo y el animal se queda prácticamente inmóvil.
Los delfines dormidos se pueden ver a veces flotando en la superficie del mar, con un ojo abierto y una aleta que sobresale de la superficie del agua. Al rato, cambian de postura, ‘desconectan’ la otra mitad del cerebro y cierran el otro ojo.
Además de asegurar que se mantienen en marcha las funciones vitales, la mitad del cerebro que permanece activa durante el sueño puede mantener el rumbo del delfín y evitar que viaje a la deriva.
Este “sueño unilateral” ha podido ser estudiado en un laboratorio, donde los científicos lograron medir las ondas cerebrales -mucho más lentas- que se producían en el hemisferio cerebral ‘dormido’, mientras que el lado ‘despierto’ tenía una actividad cerebral mucho mayor. Veinte minutos más tarde, el esquema se invertía.
De este modo, los delfines consiguen dormir unas ocho horas diarias, en tramos que duran entre varios minutos y dos horas.
Según un reciente estudio elaborado por neurobiólogos de la Universidad de California (UCLA), los jóvenes delfines que son capturados para vivir en cautividad permanecen despiertos las 24 horas del día las primeras semanas de su encierro, mientras que las madres les vigilan permanentemente para que no se duerman.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Visitando el cerebro humano

Por philosophico - 14 de Febrero, 2006, 17:48, Categoría: General

http://www.larepublica.com.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=102325&Itemid=38&fecha_edicion=2006-02-10

Visitando el cerebro humano  
Image
     
 

1. DEFORME. En la exposición abierta ayer se exponen 300 muestras de cerebros, órganos enteros y varios fetos que demuestran las malformaciones congénitas o producidas por enfermedades. Los visitantes quedaron sorprendidos. El museo ha despertado la atención de científicos en todo el mundo por la colección permanente de estas muestras.
2. HARTO SESO. En el segundo ambiente del pequeño museo se guardan alrededor de 300 cerebros envasados y catalogados por números.
3. APORTE. Estudiantes comparan muestras de cerebros sanos y con patologías.
4. PARA EL ESTUDIO. Cerebro completo con cara y dentadura en perfecto estado. Se distingue el recorrido de venas y arterias.
5. ¿GEMELOS? Un visitante se encuentra con un perfil muy parecido al suyo.

1. DEFORME. En la exposición abierta ayer se exponen 300 muestras de cerebros, órganos enteros y varios fetos que demuestran las malformaciones congénitas o producidas por enfermedades. Los visitantes quedaron sorprendidos. El museo ha despertado la atención de científicos en todo el mundo por la colección permanente de estas muestras.
2. HARTO SESO. En el segundo ambiente del pequeño museo se guardan alrededor de 300 cerebros envasados y catalogados por números.
3. APORTE. Estudiantes comparan muestras de cerebros sanos y con patologías.
4. PARA EL ESTUDIO. Cerebro completo con cara y dentadura en perfecto estado. Se distingue el recorrido de venas y arterias.
5. ¿GEMELOS? Un visitante se encuentra con un perfil muy parecido al suyo.


 
 

LA CEREBROTECA • El Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas reabrió ayer su Museo de Cerebros, único en Latinoamérica.
• Exhibición permanente incluye más de 300 muestras.
• Presentan también una colección de microfotografías neuropatológicas, única en el mundo.

LA CEREBROTECA • El Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas reabrió ayer su Museo de Cerebros, único en Latinoamérica.
• Exhibición permanente incluye más de 300 muestras.
• Presentan también una colección de microfotografías neuropatológicas, única en el mundo.

Luigi Faura.

Cuentan los que saben (o al menos los que aparentan saber) que los humanos usamos solo el diez por ciento del cerebro, y tomando como referente al azar a cualquier aspirante a congresista de la República, me atrevo a decir que 10 es un número muy alto.

Un personaje que se escapó, por mérito propio, de esa desoladora cifra fue un judío alemán que planteó la teoría de la relatividad. La Historia revela que cuando Albert Einstein murió en 1955, le extrajeron el cerebro durante la autopsia para estudiar las claves de su genialidad.

Fue tanto el alboroto por develar los secretos ocultos en los sesos del matemático pelucón nacido en Ulm, que poco tiempo después su cerebro fue robado. Porque así como los cuerpos desnudos, los cerebros sin cabeza también son objeto de culto y fascinación.

Museo de cerebros

Cuando Francisco Quispe Quispe murió allá por los años 70, víctima de una cisticercosis meningioma, nunca pensó que su cerebro, carcomido por una tenia, terminaría en un cilindro de vidrio exhibiéndose en un museo.

Y así como Francisco (consignado como Caso 2390), son más de 2 mil 850 los cerebros colectados desde 1942 por los científicos del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN) y 300 son los que se exhiben desde ayer en el relanzado Museo de Cerebros, único en Latinoamérica y ubicado dentro del ex hospital Santo Toribio de Mogrovejo, en el centro de la capital.

Un vaho de formol se respira en los dos pequeños ambientes del museo. Seis fetos, cada uno más deforme que el otro, pareciera que pasaran revista a todo antropomorfo que osa interrumpir su inmóvil y húmedo descanso en el salón principal.

Si bien es cierto que el hidrocefálico es el que más acapara la atención de los visitantes, en especial de los niños, el feto cíclope resulta más enigmático y aterrador: un verdadero espectáculo de rarezas, un freak show, casi un programa de Laura Bozzo.

En este ambiente también está, aislado en una esquina, un cerebro con la médula espinal completa. Su forma maravillosa se asemeja no tanto a una medusa como a un espermatozoide y no deja de fascinar al observarlo: el hombre por dentro, su epicentro y motor.

Cruzando un marco (no hay puerta) se accede a otro ambiente. Cuatro paredes, tres anaqueles repletos de cerebros. En las paredes todo son sesos. Hay de diferentes tamaños, rugosidad y tonalidades. Y la mayoría son cerebros que acabaron mal, con lesiones que apuraron la muerte de sus portadores (no necesariamente usuarios). Aquí es donde encontramos, entre otros, a Francisco Quispe y a Loreta Mejía, joven mujer que acabó sus días como consecuencia de la hidrocefalia. Sus sesos remojados en formol están consignados con el número 2335.

En la cuarta pared se exhiben, a contraluz, una serie de fotografías en las que se identifican las diversas enfermedades físicas que atormentan y deforman al cerebro humano: "Es una colección de microfotografías neuropatológicas única en el mundo", me corrige Sandra, una de las improvisadas guías en esta tumultuosa visita al relanzamiento de la Cerebroteca.

Estar de pie ante tanto seso encapsulado marea, enturbia un poco la vista. ¿Será el miedo de terminar así? ¿Serán los efectos del formol?

Cerebros en fuga

Los más de cien cerebros ordenados cual libros en los estantes harían las delicias de más de un científico loco.

Imagino al brutal médico nazi Josef Mengele, ‘El Ángel de la Muerte’, dedicando sus tiempos ociosos a la contemplación de la infinidad de vericuetos que se dibujan dentro y fuera de la masa encefálica humana o a Hannibal Lecter escogiendo, con las babas en sus comisuras, los insumos para un delicioso risotto a la parmesana con sesos al vino tinto.

Pienso también en todo lo que podría alucinar y disfrutar un niño pequeño dentro de este minúsculo museo. Todo lo que podría inventar y todas las mentiras macabras y divertidas que les contaría a sus amigos del barrio.

El cerebro original

El Museo de Cerebros o Cerebroteca, como han tenido a bien bautizar los científicos del INCN esta exhibición, es fruto de un cuidadoso trabajo de recopilación y clasificación desde 1942 hasta la fecha por parte del Departamento de Investigación, Docencia y Apoyo al Diagnóstico en Neuropatología, como contribución a las actividades científicas que desarrolla el Instituto.

Son en total 2 mil 841 muestras (cerebros) con diversas lesiones cerebrales las que conforman esta rara colección y de esta manera el Museo se ubica en una posición privilegiada y solitaria en América Latina.

Los cerebros que se exhiben han sido acopiados desde la primera autopsia realizada por el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas el 6 de diciembre de 1942.

Es por estas razones y por "la colección de microfotografías neuropatológicas única en el mundo" que el relanzado Museo de Cerebros del INCN se constituye en una visita obligada para profesionales en medicina, estudiantes universitarios y escolares, y para todo aquel que quiera conocer más acerca de los seres humanos. O simplemente, para el que quiera divertirse.

Datos

VISITAS. El Museo de Cerebros está abierto al público de lunes a sábado desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la tarde.

DÓNDE. El Museo está ubicado dentro del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN) en el jirón Ancash 1271, en el Cercado de Lima. Al local también se le conoce como el ex hospital Santo Toribio de Mogrovejo.

GUÍAS. Para realizar visitas guiadas coordinar con el Departamento de Neuropatología al 328-0505.


"La muestra es una contribución a la ciencia"

"Este tipo de muestras son únicas, porque ayudan de una manera invaluable al estudio de uno de los órganos más complejos y delicados del ser humano", dijo la especialista Diana Rivas, una de las doctoras del área de Neuropatología y que sirve de guía en el museo.

"Hemos recibido visitas de patólogos, neurólogos, psiquiatras y psicólogos de todas partes del mundo, muchos europeos y hasta un médico chino vino recientemente con su traductor para ver nuestras muestras", indicó la especialista.

La patóloga indicó que la colección del museo también incluye cerebros afectados por la enfermedad de las ‘vacas locas’, llamada Creutzfeldt-Jakob, así como muestras de cerebro que reflejan males como el sida, parasitosis, hidrocefalia, meningitis, aneurismas y tumores cancerígenos.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Intimidación genera cambios genéticos en el cerebro

Por philosophico - 14 de Febrero, 2006, 17:45, Categoría: General

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/salud/6372469.html

Intimidación genera cambios genéticos en el cerebro
10 de Febrero de 2006, 01:44pm ET

Toda persona que haya sido víctima de un matoncito sabe que la experiencia puede causar traumas prolongados. Y científicos que observaron cómo ratones grandes intimidaban a otros más pequeños han descubierto que el temor genera cambios genéticos en el cerebro.

Este hallazgo podría ayudar en los estudios de la depresión y otras enfermedades mentales.

El experimento hace pensar que una parte del cerebro asociada a la adicción interviene también en enfermedades caracterizadas por ansiedades crónicas y aislamiento, según informaron investigadores de Texas en la revista Science.

Una sustancia producida por el cerebro, llamada BDNF, parece ser la que determina si el ratón que ha sido blanco de una actitud intimidatoria se transforma en un ermitaño asustadizo o no.

"Es una observación fascinante", comentó el doctor Thomas Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental, que aportó fondos para el estudio.

Científicos del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern querían estudiar el papel que tiene el circuito del cerebro relacionado con las gratificaciones en comportamientos como los registrados en una depresión. Este circuito incide en el aprendizaje emocional y en el reconocimiento de los placeres, y por lo tanto desempeña un papel en la adicción.

Pero las personas con depresiones intensas se sienten casi paralizadas y pierden la capacidad de sentir gratificación, lo que hace pensar que esa parte del cerebro podría tener otras funciones.

Los ratones son criaturas generalmente sociables, que evalúan rápidamente las jerarquías sociales y le huyen a los agresores, prefiriendo en cambio compañías amistosas.

En el experimento de Texas, ratones débiles fueron sometidos a intensos actos de intimidación por parte de ratones más grandes durante varios días, al cabo de los cuales se habían transformado en seres asustadizos, con tendencia a aislarse.

Y en sus cerebros se percibía un significativo aumento de los niveles de BDNF.

Seguidamente hicieron el mismo experimento usando ratones a los que se les había hecho bajar el nivel de BDNF, y estos animales no supieron cómo responder a la amenaza emocional, lo que indicaría que el BDNF incide en los niveles de tensión social

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

En busca de las raíces neurológicas del 'déjà vu'

Por philosophico - 9 de Febrero, 2006, 18:34, Categoría: General

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/02/09/neurociencia/1139500245.html

En busca de las raíces neurológicas del 'déjà vu'

  • Científicos británicos ahondan en el fenómeno a través de su recreación en laboratorio
Chris Moulin, en la imagen. (Foto: Univ. Leeds)

Chris Moulin, en la imagen. (Foto: Univ. Leeds)

Publicidad
anapixel
Actualizado jueves 09/02/2006 17:21 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
AMÉRICA VALENZUELA

'Déjà vu', esa sensación que a veces nos invade en la que parece que ya hemos vivido con anterioridad aquello que está sucediendo. Las razones neurológicas de este fenómeno, cuyo nombre quiere decir 'ya visto', aún no están muy claras. Las pocas investigaciones realizadas al respecto apuntan hacia un defecto en el proceso de memorización.

El doctor Chris Moulin, del Instituto de Psicología de la Universidad de Leeds (Reino Unido), es uno de los pocos científicos que pretende ahondar en este fenómeno para conocer sus causas. Por ahora se calcula que "el 60% de las personas lo experimentan, que se produce con más frecuencia bajo situaciones de estrés y fatiga y que es menos frecuente con la edad. Su duración es de unos segundos excepto en personas con epilepsia localizada en el lóbulo frontal en las que puede durar minutos y en los enfermos de esquizofrenia puede prolongarse horas", comenta en un estudio publicado en la revista 'International Journal of Geriatric Psychiatry'.

Tras analizar el comportamiento de tres ancianos con 'déjà vu' crónico el doctor propone un mecanismo para este desorden de la memoria. "Cuando recordamos el pasado, en nuestro cerebro se 'enciende' un circuito que se halla en el lóbulo temporal, lo que origina en nosotros la experiencia del recuerdo, pero sólo de aquellas situaciones que hemos vivido. En el caso de las personas que padezcan 'déjà vu' crónico este circuito se encuentra sobreactivado, originando recuerdos de algo que aún no ha quedado en el pasado. De este modo, cuando se produce un nuevo evento, estas personas lo viven inmediatamente como si de un recuerdo se tratara".

Este fenómeno de aires tan románticos se puede convertir en una auténtica pesadilla si se repite continuamente. Como en 'Atrapado en el tiempo', la película en la que el personaje interpretado por Bill Murray revivía continuamente el día de la marmota, aquellos que viven 'déjà vu' crónico ven alterada su vida normal y afectada su vida social. Algunos dejan de interesarse por las noticias dado que les da la impresión de que se han producido antes y no suponen ninguna novedad. Muchos se ven abocados a una depresión y otros terminan consumiendo antipsicóticos.

Hipnosis para olvidar

Para profundizar en el conocimiento de este fenómeno, Moulin y el doctorando Akira O'Connor, han reproducido el 'déjà vu' de manera artificial, en las condiciones controladas de un laboratorio. Primero se instó a los participantes a memorizar unas palabras para a continuación obligarles a olvidarlas mediante hipnosis. Más tarde debían aprender (de nuevo) esas palabras. Es entonces cuando los participantes experimentaban un 'déjà vu'. Por último, se les interrogaba para conocer la sensación subjetiva de cada paciente ante esa situación.

El investigador se animó a realizar el experimento a raíz del encuentro inesperado con un paciente referido por su médico de familia a la clínica de memoria de la Universidad de Leeds. El varón de 80 años padecía 'déjà vu' crónico. "El paciente se mostraba reticente a acudir a la clínica porque recordaba haber estado ya allí y su problema no había sido solventado. Incluso aseguraba haber mantenido conversaciones conmigo", rememora el doctor.

El proyecto de investigación -denominado Cognitive Feelings Framework o CFF (en castellano, 'estructura cognitivo emocional')- sigue en marcha y el equipo acaba de 'fichar' un nuevo colaborador, el laboratorio de neuroimagen de la Universidad de York. A través de las imágenes obtenidas los científicos podrán conocer las áreas del cerebro que se activan cuando se produce un 'déjà vu' y además, generalizar resultados al comprobar que "se activan las mismas áreas del cerebro en diferentes personas cuando dicen encontrarse en estado de 'déjà vu'". En definitiva, datos objetivos para sustentar sus hipótesis.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Por qué la pareja es un factor de salud

Por philosophico - 7 de Febrero, 2006, 17:20, Categoría: General

http://www.elpais.es/articulo/elpsalpor/20060207elpepisal_3/Tes/salud/pareja/factor/salud

Por qué la pareja es un factor de salud  

Coger de la mano a un ser querido puede calmar las neuronas sometidas a estrés

 BENEDICT CAREY
EL PAÍS - 07-02-2006

Las mujeres casadas sometidas a un estrés extremo que tienden la mano para coger la de su marido sienten un alivio inmediato, según han descubierto unos neurocientíficos en lo que consideran el primer estudio sobre cómo el contacto humano afecta a la respuesta neuronal a situaciones intimidatorias. El efecto tranquilizante del contacto pudo apreciarse en escáneres de zonas del cerebro profundo que participan en el registro de alertas emocionales y físicas.

El alivio que sintieron las mujeres fue bastante superior en el caso del contacto de sus maridos que cuando la mano era cogida por un extraño, y las que estaban especialmente unidas a su pareja fueron las que recibieron un mayor confort, agrega el estudio.

Esta investigación ayuda a explicar uno de los rompecabezas más duraderos de las ciencias sociales: por qué los hombres y las mujeres casados o con pareja estable gozan generalmente de más salud que los que no lo están. Los maridos y las mujeres que están unidos tienden a limitar los excesos del otro, como la bebida y el tabaco, pero no lo suficiente como para que ello explique una mejor salud en comparación con los solteros, dicen los investigadores. "Se trata de una ciencia muy imaginativa y vanguardista, que vincula esta compleja respuesta al estrés con distintas zonas del cerebro", señala Ronald Glaser, director del Instituto de Investigación de Medicina Conductiva de la Universidad de Ohio, que no participó en el estudio. En la investigación, que aparecerá en la revista Psychological Science este año, neurocientíficos de las universidades de Wisconsin y Virginia reclutaron a 16 parejas clasificadas como muy felizmente casadas en un cuestionario con preguntas sobre maneras de afrontar situaciones, su intimidad e intereses mutuos.

Estiradas en las entrañas de una máquina de resonancia magnética y conscientes de que recibirían una leve sacudida eléctrica en un tobillo de forma periódica, las mujeres sentían una perceptible aprensión. Las imágenes cerebrales mostraron picos de activación en regiones que participaban en la previsión del dolor, la acentuación de las manifestaciones físicas y la regulación de las emociones negativas, entre otros sistemas. Pero en el momento en el que notaban la mano de su marido, la resonancia mostraba claramente que el nivel de actividad descendía en todas las áreas del cerebro que se estaban preparando para la amenaza.

La mano de un extraño también aportó cierto confort, pero en menor grado. "El efecto de este sencillo gesto de apoyo social es que el cerebro y el cuerpo no tienen que trabajar tan duramente, están menos estresados en respuesta a una situación de amenaza", afirma James A. Coan, psicólogo de la Universidad de Virginia y principal autor del estudio.

El relajarse ante una amenaza percibida no es siempre una buena idea. El sistema de alerta del cerebro, que induce la liberación de hormonas del estrés que incrementan el ritmo cardiaco y transportan sangre a los músculos, dispone a la gente a luchar o a correr para salvarse, señalan los investigadores. Pero este sistema a menudo se torna excesivamente activo en situaciones que resultan acuciantes, pero no peligrosas para la vida, como las preocupaciones por una relación, los plazos perentorios, los problemas económicos o determinados deberes. Un fácil acceso a un contacto afectivo en esos momentos -que puede ser en forma de abrazo, masaje o simplemente cogerse de la mano- "es algo muy positivo, muy tranquilizador", dice Coan. El contacto más reconfortante se produjo entre las "superparejas", cuyos resultados en el cuestionario matrimonial reflejaban una relación extremadamente íntima, descubrió el estudio.

La región cerebral que participa en la previsión del dolor resultó especialmente sensible a este estrecho vínculo de pareja, lo cual indica que un contacto entre una pareja unida puede mitigar la sensación de dolor físico, que está relacionada con el nivel de previsión. Todo ello explica también por qué la retirada o la falta de un contacto afectivo puede resultar tan sobrecogedora.

En una investigación publicada a finales del año pasado, Glaser y su esposa, Janice Kiecolt-Glaser, afirmaban que las heridas o las ampollas perduran más durante los conflictos conyugales. Y el rechazo, la retirada definitiva del contacto, se registra en el cerebro de una forma muy similar a una descarga en el tobillo, señala Lucy Brown, neurocientífica de la Universidad Albert Einstein de Medicina. El temor a las descargas estimuló una región del cerebro que "se encontraba activada en las personas que miraban a un ser querido que recientemente las había rechazado", escribe Brown. "El amor entraña sus riesgos", añade. También "puede hacernos muy desgraciados".

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Las 'parcelas' del cerebro de los macacos

Por philosophico - 3 de Febrero, 2006, 18:09, Categoría: General

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/02/02/neurociencia/1138899852.html

Actualizado jueves 02/02/2006 20:00
INVESTIGACIÓN EN MACACOS

Las 'parcelas' del cerebro de los macacos

  • La visión de un rostro activa un área concreta de la materia gris

AMÉRICA VALENZUELA

¿Es el cerebro un conjunto de parches entretejidos, cada uno dedicado en exclusiva a una actividad cognitiva concreta? ¿O por el contrario estas capacidades cognitivas se desarrollan mezcladas en la totalidad del órgano? Una nueva evidencia aviva el fuego de este encendido debate entre los neurocientíficos: un grupo de investigadores ha observado que en el cerebro de los macacos hay un área especializada en percibir rostros.

El equipo, liderado por la doctora Doris Tsao de la Universidad de Harvard (EEUU), tomó imágenes del cerebro de dos macacos por resonancia magnética funcional, una técnica de neuroimagen no invasiva para estudiar la actividad cerebral. Observaron que el 97% de las neuronas de un área de la corteza cerebral se activaban con el doble de intensidad ante un rostro que ante cualquier otro objeto.

Aunque algunas de las neuronas parecían 'despertarse' con especial intensidad con dos caras concretas, la mayoría respondía a todos los rostros en general, ya fueran de humanos, monos e incluso caricaturas.

Otros objetos con el que se 'encendieron' las neuronas son los relojes y las frutas redondas. "El motivo más probable es que el proceso de distinción de caras incluye identificar formas redondas", aseguran los investigadores en este trabajo publicado por la revista 'Science'.

En el artículo de opinión que acompaña al trabajo, la científica Nancy Kanwisher, del Instituto Tecnológico de Massachussets, señala que "el descubrimiento proporciona evidencias asombrosas de especialización funcional del cerebro".

Facilitar la interacción entre neuronas

En su opinión, "es posible que necesitemos una maquinaria especial para la percepción de las caras porque son el único estímulo que requiere una discriminación entre miles de ejemplares con la misma estructura. Y probablemente estas 'neuronas de la cara' están agrupadas en un parche de córtex para facilitar la interacción entre ellas".

Las investigaciones anteriores que apuntaban hacia la teoría del cerebro 'parcelado' en áreas dedicadas a una actividad cognitiva concreta están basadas en experimentos relacionados con el comportamiento de individuos con el cerebro dañado y grabaciones de actividad neuronal de cerebros de humanos y de monos.

Gracias a los resultados de esos estudios se cree que el área ahora identificada en los macacos se corresponde en humanos al área facial fusiforme, una zona del tamaño de un arándano situada en la parte posterior del hemisferio derecho. En experimentos previos se ha observado que esta zona se activa en humanos con fuerza cuando los sujetos miran rostros humanos.

Además del área dedicada a la visualización de caras, hay otras regiones selectivas dedicadas a visualizar cuerpos, escenas e incluso los sentimientos de los demás (neuronas espejo). Pero ante las cada vez más abundantes evidencias de la existencia de un cerebro 'modular', los investigadores tienen muchas preguntas por responder: ¿Cuáles son las funciones que tienen el 'honor' de tener un área del cerebro para ellas solas? y ¿Por qué?

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Febrero del 2006