El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El cerebro humano continúa evolucionando

Por philosophico - 29 de Diciembre, 2005, 12:18, Categoría: General

http://elmundosalud.elmundo.es/elmundosalud/2005/12/28/neurociencia/1135795509.html

El cerebro humano continúa evolucionando

AMÉRICA VALENZUELA

El cerebro, el orgullo del género humano, el órgano más complejo de la naturaleza sigue evolucionando. Así lo considera un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago. Dos estudios publicados por la revista 'Science' exponen que unas variaciones concretas de un par de genes vinculados con el crecimiento del cerebro son cada vez más frecuentes entre la población actual.

"Ambos estudios indican que el tamaño del cerebro y su complejidad están aún aumentando", asegura el doctor Bruce Lahn, director de la investigación y profesor de genética humana en la Universidad de Chicago. De esta forma, la evolución del género humano no termina en el 'Homo Sapiens'. Dentro de miles de años un hombre diferente al actual poblará la Tierra.

El equipo ha observado un aumento en la frecuencia de ciertas variaciones de dos genes relacionados con el aumento del tamaño del cerebro. De acuerdo con la teoría de la evolución, primero se produce una mutación en algún individuo de la especie que le proporcione alguna ventaja a la hora de enfrentarse al entorno. Éste y todos aquellos que hereden y expresen esta mutación se verán favorecidos y sobrevivirán a los individuos no mutados. De este modo, la diferencia genética se expande entre todos los individuos de la especie.

Los investigadores se fijaron en las variaciones de dos genes, la microencefalina y el ASPM. El nombre de este último deriva de las siglas en inglés de 'anormalidad asociada con la microcefalia', defecto congénito que da lugar a un desarrollo menor de la cabeza y el cerebro.

Tras analizar el ADN de 90 células del Instituto Médico Coriell para la Investigación Médica de Candem (Nueva Jersey), en EEUU, --cuya colección representa toda la diversidad humana mundial--, encontraron que una nueva variante de microencefalina apareció hace 37.000 años y ahora la posee un 70% de la población. Por su parte, la nueva variante de ASPM apareció recientemente, hace 5.800 años y se encuentra en el 30% de la población.

Aparición del hombre moderno

De acuerdo con los autores, este espacio de tiempo es muy pequeño en términos evolutivos. El enorme porcentaje de población que posee estas variantes genéticas indica que éstas han sido sometidas a una gran presión de selección. Las fechas señalan que el fenómeno comenzó tras la aparición de los hombres modernos hace aproximadamente 200.000 años.

En concreto, las nuevas variantes de estos genes empezaron a imponerse a partir de las primeras manifestaciones culturales. La de la microcefalina llegó con el advenimiento de la música y el arte, las prácticas religiosas y las técnicas para construir herramientas sofisticadas, que irrumpieron en la vida de los humanos hace unos 50.000 años. La del ASPM coincide con la aparición de la civilización más antigua que se conoce: Mesopotamia, que data del año 7.000 a.C.

Lahn tiene claro que la coincidencia del estallido de los comportamientos artísticos y culturales con el comienzo del aumento de frecuencia de las variantes genéticas mencionadas tiene que ver con la adaptación del cerebro a los cambios del entorno.

Más rápido de lo esperado

"Nuestro ambiente y las habilidades que necesitamos para sobrevivir en él están cambiando más rápido de lo que habíamos imaginado", señala. El genetista confía en la sabiduría de la naturaleza y en que "el cerebro humano, que lo ha hecho bien durante tanto tiempo, se está adaptando a estos cambios".

Los investigadores sospechan que estos alelos debieron proporcionar algún tipo de ventaja relacionada probablemente con las capacidades cognitivas. Actualmente, el equipo está estudiando si los individuos que poseen estas variantes hoy en día presentan algún tipo de ventaja cognitiva sobre los que no los tienen en su base genética.

No obstante, Lahn es consciente de las limitaciones de su estudio ya que, además de los dos genes rastreados, existen muchísimos más implicados en el tamaño del cerebro.

"Ambos estudios indican que el tamaño del cerebro y su complejidad están aún aumentando", asegura el doctor Bruce Lahn, director de la investigación y profesor de genética humana en la Universidad de Chicago. De esta forma, la evolución del género humano no termina en el 'Homo Sapiens'. Dentro de miles de años un hombre diferente al actual poblará la Tierra.

El equipo ha observado un aumento en la frecuencia de ciertas variaciones de dos genes relacionados con el aumento del tamaño del cerebro. De acuerdo con la teoría de la evolución, primero se produce una mutación en algún individuo de la especie que le proporcione alguna ventaja a la hora de enfrentarse al entorno. Éste y todos aquellos que hereden y expresen esta mutación se verán favorecidos y sobrevivirán a los individuos no mutados. De este modo, la diferencia genética se expande entre todos los individuos de la especie.

Los investigadores se fijaron en las variaciones de dos genes, la microencefalina y el ASPM. El nombre de este último deriva de las siglas en inglés de 'anormalidad asociada con la microcefalia', defecto congénito que da lugar a un desarrollo menor de la cabeza y el cerebro.

Tras analizar el ADN de 90 células del Instituto Médico Coriell para la Investigación Médica de Candem (Nueva Jersey), en EEUU, --cuya colección representa toda la diversidad humana mundial--, encontraron que una nueva variante de microencefalina apareció hace 37.000 años y ahora la posee un 70% de la población. Por su parte, la nueva variante de ASPM apareció recientemente, hace 5.800 años y se encuentra en el 30% de la población.

Aparición del hombre moderno

De acuerdo con los autores, este espacio de tiempo es muy pequeño en términos evolutivos. El enorme porcentaje de población que posee estas variantes genéticas indica que éstas han sido sometidas a una gran presión de selección. Las fechas señalan que el fenómeno comenzó tras la aparición de los hombres modernos hace aproximadamente 200.000 años.

En concreto, las nuevas variantes de estos genes empezaron a imponerse a partir de las primeras manifestaciones culturales. La de la microcefalina llegó con el advenimiento de la música y el arte, las prácticas religiosas y las técnicas para construir herramientas sofisticadas, que irrumpieron en la vida de los humanos hace unos 50.000 años. La del ASPM coincide con la aparición de la civilización más antigua que se conoce: Mesopotamia, que data del año 7.000 a.C.

Lahn tiene claro que la coincidencia del estallido de los comportamientos artísticos y culturales con el comienzo del aumento de frecuencia de las variantes genéticas mencionadas tiene que ver con la adaptación del cerebro a los cambios del entorno.

Más rápido de lo esperado

"Nuestro ambiente y las habilidades que necesitamos para sobrevivir en él están cambiando más rápido de lo que habíamos imaginado", señala. El genetista confía en la sabiduría de la naturaleza y en que "el cerebro humano, que lo ha hecho bien durante tanto tiempo, se está adaptando a estos cambios".

Los investigadores sospechan que estos alelos debieron proporcionar algún tipo de ventaja relacionada probablemente con las capacidades cognitivas. Actualmente, el equipo está estudiando si los individuos que poseen estas variantes hoy en día presentan algún tipo de ventaja cognitiva sobre los que no los tienen en su base genética.

No obstante, Lahn es consciente de las limitaciones de su estudio ya que, además de los dos genes rastreados, existen muchísimos más implicados en el tamaño del cerebro.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)