El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

12 de Diciembre, 2005

El cerebro responde más rápido a la duda que al riesgo

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 17:05, Categoría: General

http://www.larazon.com.ar/diario_lr/hoy/2-1106513.htm

El cerebro responde más rápido a la duda que al riesgo


Un estudio de investigadores de EE.UU. reveló que el cerebro trabaja más ante una situación de duda que de riesgo. La teoría de los científicos sostiene que el sistema neuronal responde de manera muy distinta cuando se lo enfrenta a distintos niveles de probabilidad. Y la conclusión de los especialistas, de la Escuela Médica de la Universidad de Iowa y la División de Humanidades y Ciencias Sociales del Instituto de California de Tecnología, es que el cerebro se activa mucho más rápido ante un resultado imprevisible.

Según el estudio, las 24 áreas del cerebro se ponen a trabajar bajo condiciones de ambigüedad antes que frente a riesgos conocidos. Esto se debe a la activación de zonas emocionales, que son las que ayudan a lidiar frente a la incertidumbre.

La investigación demuestra que las situaciones riesgosas y las ambiguas mueven distintas áreas del cerebro. "Bajo un estado de ambigüedad, el cerebro es alertado de que falta información, y que las elecciones basadas en la información disponible pueden por lo tanto tener consecuencias desconocidas y potencialmente peligrosas. Se deben movilizar recursos cognitivos y conductuales para conseguir información adicional del entorno", afirma el estudio que fue publicado en la revista Science, de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

La mente como factor promotor de la salud

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 16:51, Categoría: General

 http://www.lanacion.com.ar/cienciasalud/nota.asp?nota_id=763927&origen=relacionadas

La mente como factor promotor de la salud

Según la revisión de los últimos 38 años de publicaciones científicas sobre el uso de la hipnosis clínica, realizada recientemente por el doctor James Stewart, la dermatología, la gastroenterología, la nutrición (ver "¿Es posible bajar de peso gracias a la sugestión?") y el control del dolor serían las más beneficiadas.

  • El dolor. Los estudios muestran que chicos con quemaduras aprendieron a controlarlo tras una sesión; adultos con dolor agudo en la articulación mandibular respondieron a la sugestión de relajar la mandíbula, con efectos aun a los seis meses; personas que recibieron trasplante de médula, dijeron sentir menos dolor que un grupo control que no recibió sesiones de hipnosis.

  • La piel. El 64% de 14 pacientes con verrugas en ambos lados de la cara logró eliminarlas a los 3 meses y tras 6 meses de sesiones; en otro estudio, el éxito lo alcanzó el 80% de 41 pacientes tratados. En pacientes con dermatitis atópica se redujeron el prurito, la picazón y la alteración del sueño, aun a 18 meses después de las sesiones.

  • El aparato digestivo. En personas con síndrome de colon irritable tratadas con 7 sesiones de hipnoterapia se redujo el estreñimiento, el dolor, la diarrea y las ausencias laborales. Por otro lado, pacientes con úlcera duodenal pudieron controlar la secreción de ácido gástrico gracias a la hipnosis.

"Su aplicación para calmar la mente es muy necesaria en la medicina moderna, en la que los pacientes a menudo sufren de manera innecesaria o se les recetan drogas que reducen su funcionalidad-puntualizó el doctor Stewar, experto de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo-. Es el método más directo para influir en la conexión mente-cuerpo. El potencial de la mente para promover la buena salud es enorme, si no está bloqueada por conflictos internos o pensamientos destructivos. La hipnosis afecta las expectativas y esto genera cambios en la fisiología del individuo."

La mente como factor promotor de la salud

Según la revisión de los últimos 38 años de publicaciones científicas sobre el uso de la hipnosis clínica, realizada recientemente por el doctor James Stewart, la dermatología, la gastroenterología, la nutrición (ver "¿Es posible bajar de peso gracias a la sugestión?") y el control del dolor serían las más beneficiadas.

  • El dolor. Los estudios muestran que chicos con quemaduras aprendieron a controlarlo tras una sesión; adultos con dolor agudo en la articulación mandibular respondieron a la sugestión de relajar la mandíbula, con efectos aun a los seis meses; personas que recibieron trasplante de médula, dijeron sentir menos dolor que un grupo control que no recibió sesiones de hipnosis.

  • La piel. El 64% de 14 pacientes con verrugas en ambos lados de la cara logró eliminarlas a los 3 meses y tras 6 meses de sesiones; en otro estudio, el éxito lo alcanzó el 80% de 41 pacientes tratados. En pacientes con dermatitis atópica se redujeron el prurito, la picazón y la alteración del sueño, aun a 18 meses después de las sesiones.

  • El aparato digestivo. En personas con síndrome de colon irritable tratadas con 7 sesiones de hipnoterapia se redujo el estreñimiento, el dolor, la diarrea y las ausencias laborales. Por otro lado, pacientes con úlcera duodenal pudieron controlar la secreción de ácido gástrico gracias a la hipnosis.

"Su aplicación para calmar la mente es muy necesaria en la medicina moderna, en la que los pacientes a menudo sufren de manera innecesaria o se les recetan drogas que reducen su funcionalidad-puntualizó el doctor Stewar, experto de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo-. Es el método más directo para influir en la conexión mente-cuerpo. El potencial de la mente para promover la buena salud es enorme, si no está bloqueada por conflictos internos o pensamientos destructivos. La hipnosis afecta las expectativas y esto genera cambios en la fisiología del individuo."

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/763927

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Qué sabe la ciencia sobre la hipnosis

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 16:49, Categoría: General

http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/cienciasalud/nota.asp?nota_id=763925

Un método creado en 1842: se ha demostrado que es útil para tratar muchas enfermedades

Qué sabe la ciencia sobre la hipnosis
Nuevos estudios sugieren que sólo entre el 10 y el 15% de los adultos y entre el 80 y el 90% de los chicos pueden ser hipnotizados

Lejos de una puesta teatral en la que un reloj oscilante a la altura de los ojos logra anular la voluntad, una sesión de hipnosis clínica se parece más a un agradable espacio para el relax... Y, aunque parezca extraño, sin dejar de percibir lo que ocurre alrededor.

Sin luces estridentes, con una temperatura ambiente placentera y un silencio que se impone, el paciente se deja llevar por la voz del médico hasta alcanzar en pocos minutos la más intensa concentración. Es entonces cuando el cerebro es más receptivo a las indicaciones terapéuticas y de modificación de conductas.

"Con la sugestión se puede influir la actividad cerebral de manera muy específica, con la ventaja de no tener que usar drogas. En manos de profesionales bien entrenados, puede dar un excelente resultado. El principal obstáculo es que recién estamos empezando a comprender qué pasa en el cerebro durante la hipnosis y cuál es su alcance", dijo el doctor Amir Raz en diálogo telefónico con LA NACION desde su oficina en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Raz, científico reconocido por sus hallazgos sobre el comportamiento del cerebro sometido a hipnosis y mago por afición, es uno de los expertos seducidos por los secretos que oculta este método que obtuvo su nombre en 1842.

La última revisión de estudios sobre hipnosis clínica confirma su utilidad para reducir el dolor, bajar de peso, dejar de fumar, controlar la hipersensibilidad que dispara las alergias, estabilizar la presión arterial, reducir las náuseas y los vómitos de la quimioterapia, eliminar verrugas o disminuir la cantidad de transfusiones en pacientes hemofílicos, entre otras cosas.

"Las investigaciones demuestran su efectividad para tratar muchas afecciones y contra enfermedades que no siempre la medicina tradicional puede curar, o como terapia adicional a los tratamientos convencionales", explicó a LA NACION el doctor James Stewart, autor de la revisión publicada este año en la revista Mayo Clinic Proceedings y especialista de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo en Jacksonville, EE.UU.

Claro que no todos somos potenciales usuarios de esta técnica. Sólo del 10 al 15% de los adultos es altamente hipnotizable; cuanto más capacidad creativa, mejor. Los chicos, en cambio, son el mejor grupo: entre el 80 y el 90% de ellos responde a la inducción mediante imágenes, juegos o relatos. Para Raz, esta diferencia se debe a que hasta los 12 años no se desarrolla por completo la parte frontal del cerebro, responsable de funciones cognitivas que aumentan las barreras contra la inducción hipnótica.

Durante la hipnosis, todo ocurre en el cerebro. Pero, ¿cómo..? "La respuesta más simple es que aún no tenemos ninguna pista...", admitió Raz. Según el neurocientífico, aunque la corteza cerebral nunca se relaja, la hipnosis altera su actividad. En especial, en el área prefrontal. "Esto ya indica que el cerebro está procesando la información de manera diferente", dijo.

Básicamente, el médico crea mediante sugestión una nueva "idea" que modifica el funcionamiento del área cerebral sobre la que se intenta trabajar. El estado hipnótico favorece el cumplimiento de esos mensajes. Cuando Raz dijo a personas hipnotizadas que verían dibujos muy coloridos, las resonancias magnéticas mostraron que el área del cerebro responsable de "ver" el color trabajaba activamente frente dibujos en blanco y negro.

"No sabemos exactamente qué es la hipnosis, pero sí que dispara un conjunto de fenómenos. No es similar al sueño, sino al estado alfa de meditación, pero con picos de atención", opinó el doctor en psicología clínica Carlos Malvezzi Taboada, director del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, Psicoterapias Breves y Medicina Psicosomática.

En el consultorio, el médico percibe esa receptividad cuando el paciente responde a indicaciones, como abrir los ojos. "En ese momento, deja de lado los mecanismos de defensa de la vigilia y focaliza lo que se le está planteando -señaló-. Cuando le digo a un paciente que descanse y se afloje, invito a que estas sensaciones se reflejen en la corteza cerebral mediante la palabra."

Comportamiento literal

Durante un trance hipnótico, la persona actúa literalmente, es decir, responde sólo lo que le preguntan. "Si se le dice: «¿Tiene hora?», responderá que sí o que no -explicó-. No es lo mismo que a una persona hipnotizada se le diga: «¡No te olvides de esto!» que «Por favor, acordate de esto». En el primer caso, la estoy descalificando indirectamente, mientras que en el segundo, estoy reforzando el condicionamiento positivo al confiar en que recordará."

Muchas son las formas de inducir un trance hipnótico. "Se puede hipnotizar a una persona mientras corre, levanta pesas o lee un libro -afirmó Raz-. De hecho, muchos quedan hipnotizados a diario y sin inducción porque es un estado natural, como cuando se está tan concentrado en una tarea que se pierde la noción del tiempo."

-¿La hipnosis es peligrosa?

-Cuando está en malas manos es lo mismo que la medicina en manos equivocadas.

Por Fabiola Czubaj
De la Redacción de LA NACION


Link corto: http://www.lanacion.com.ar/763925

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/763925

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Mucho sexo, poco seso (o al revés)

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 16:43, Categoría: General

http://www.milenio.com/nota.asp?id=249347

Mucho sexo, poco seso (o al revés)
 8-diciembre-05

¿El cerebro es crucial? Lo es para los humanos, pero hay murciélagos que prefieren más esperma que cerebro.



 
El biólogo Scott Pitnick, en su laboratorio de la Universidad de Syracuse, en Nueva York. Foto: Cortesía Universidad de Syracuse  
Para muchas personas, es casi automático pensar que el cerebro es el órgano dominante en términos biológicos. Después de todo, fue la evolución del cerebro la que probablemente condujo al desarrollo de la especie humana. Pero en el reino de la biología esta verdad es más bien relativa, según lo prueba un estudio reciente que se hizo entre murciélagos y el cual demostró que, entre los mamíferos voladores, a veces el factor de éxito no es el cerebro más grande, sino los testículos más grandes.

El estudio, realizado por Scott Pitnick, de la Universidad de Syracuse, en Nueva York; Kate Jones, de la Sociedad Zoológica de Londres, y Jerry Wilkinson, de la Universidad de Maryland, comparó 334 especies de murciélagos y encontró que para muchas de ellas, el éxito reproductivo de los machos reside en tener testículos grandes, lo que se da a costa del tamaño del cerebro: en las especies de genitales grandes, el cerebro es más pequeño.

Pitnick y sus compañeros habían pronosticado, antes de iniciar su estudio comparativo, que las especies de murciélagos donde las hembras fueran promiscuas, en el sentido de tener más de un compañero de apareamiento, los machos necesitarían cerebros más grandes para evitar que se les “pusieran los cuernos”.

Lo que descubrieron fue exactamente lo contrario:
En las especies con hembras promiscuas, los machos tenían genitales más grandes pero cerebros más chicos; en las especies con hembras monógamas, los genitales de los machos eran más pequeños y los cerebros eran más grandes.

“Tal vez la monogamia sea más demandante en términos neurológicos”, aventuraron los científicos.

Lo que documentaron Pitnick y sus colegas fue que entre los murciélagos había una variedad muy alta en cuanto a la masa testicular, medida como fracción de la masa total. Los mamíferos voladores tenían testículos cuya masa iba del 0.12 al 8.4 por ciento de la masa total.

Como comparación, en los primates los testículos tienen masas que van del 0.02 al 0.75 por ciento de la masa total.

¿Qué razón puede haber detrás del hallazgo principal del equipo? Pitnick destacó el hecho crucial de que los murciélagos, por ser mamíferos de masa muy pequeña pero de gran área corporal (debido a sus frágiles alas). Esto significa que pierden calor muy fácilmente y por tanto deben tener un manejo de la energía altamente eficiente. En palabras de Pitnick, los murciélagos viven “en un filo de la navaja energético”.

El reporte dice que “como los cerebros relativamente grandes son metabólicamente costosos de desarrollar y de mantener, los cambios de tamaño pueden ir acompañados por transformaciones compensatorias en otros tejidos costosos”.

Si el tejido cerebral es costoso, lo mismo pasa con los espermatozoides, que requieren mucha energía metabólica para ser producidos y mantenidos. En otras palabras, el manejo energético de los murciélagos los obligó a elegir: o cerebro grande o testículos grandes, pero no ambos.

Harry Moore, experto en esperma de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), dice que testículos grandes significan esperma abundante.

“En especies con hembras promiscuas, los machos compiten para fertilizar sus óvulos y por tanto necesitan producir mucho esperma”, dijo el experto a la revista New Scientist.

“Esto puede ser especialmente cierto en algunas especies de murciélagos en las que las hembras almacenan esperma durante varios meses”, añadió.

En otras palabras, en aquellas especies en las que las hembras buscan aparearse con varios machos, estos últimos evolucionaron mayor producción de esperma para aumentar sus posibilidades de transmitir sus genes a la siguiente generación. El precio que pagaron fue un cerebro más pequeño, que al parecer resulta poco necesario en esta competencia.

¿Y qué hay con la infidelidad masculina? ¿Se encontró alguna relación entre cerebro, testículos y promiscuidad de los murciélagos machos? La respuesta es que no. No hubo correlación, lo cual implicaría que para las especies es indiferente que los machos sean monógamos o no.

Pitnick dijo que los resultados son emocionantes, no porque puedan aplicarse directamente a otras especies, sino porque seguramente estimularán más investigaciones para explorar las correlaciones evolutivas entre cerebros, comportamiento y los elementos diferenciadores -metabólicamente costosos- propios de la selección sexual: tamaño corporal, plumajes exóticos (como los del pavorreal), cornamentas de gran tamaño.

Murciélagos
El orden Chiroptera (“alas en las manos”), que agrupa a los murciélagos y vampiros, los únicos mamíferos realmente voladores, contiene 18 familias, alrededor de 180 géneros y cerca de un millar de especies.

El murciélago más pequeño, Craseonycteris thonglongyai, tiene antebrazos de 22.5 a 26 milímetros, alas de 15 centímetros de punta a punta y un peso de 1.5 a 2.0 gramos.

El murciélago más grande, Pteropus vampirus, tiene antebrazos de 22 centímetros, alas de dos metros de punta a punta y un peso de hasta 1.2 kilos.

Horacio Salazar
 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Las hormonas sexuales actúa en la diferenciación sexual del cerebro

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 16:41, Categoría: General

http://www.criterios.com/modules.php?name=Noticias&file=article&sid=5824

Las hormonas sexuales actúa en la diferenciación sexual del cerebro
Redacción | Enviado el 2005-12-08 03:19:50
Aseguró Ignacio Camacho Arroyo, de la Facultad de Química de la UNAM
México 7 Diciembre.- Las hormonas sexuales tienen una importante participación en las actividades cerebrales, aseguró Ignacio Camacho Arroyo, investigador de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, quien añadió que en los últimos años se ha informado de su papel en muchas otras funciones, como en la regulación del sueño o la epilepsia.

Además intervienen en la excitabilidad neuronal, en algunos aspectos de la memoria y aprendizaje, protección al daño neuronal e, incluso, en el estado de ánimo. Al parecer, dijo, también desempeñan un rol decisivo en el crecimiento de tumores encefálicos y del sistema nervioso central.

Incluso actúan en los mecanismos involucrados en la ovulación y en la conducta reproductiva, agregó, y en la diferenciación sexual del cerebro. Respecto a esto ultimo, hay evidencias suficientes de que realmente este órgano es diferente en hombres y mujeres, “lo que tiene consecuencias en la vida y sus diferentes ámbitos”.

Tanto en animales como en el propio ser humano, afirmó durante la conferencia ¿Qué hacen las hormonas sexuales en nuestro cerebro?, “hay regiones craneales sexualmente dimórficas, es decir, diferentes tanto en estructura como en función entre hembras y machos, lo cual significa que hay desigual número de neuronas, distintas conexiones”, que trabajan según el género.

“El resultado es que se actúe y piense diferente, y que se tengan habilidades peculiares”. En general, comentó, los varones “presentan mayor orientación espacial y razonamiento matemático; y ellas son mejores para los trabajos de precisión fina, ciertos cálculos, y recordar detalles; tienen mayor fluidez verbal y capacidad lingüística”.

El también docente de la FQ añadió que todos los individuos poseen estas hormonas; la cualidad está en la cantidad y en cómo varían a lo largo de la vida. Entre las sexuales se encuentran la testosterona, progesterona y estradiol: la primera se ha considerado típicamente masculina y las dos últimas, femeninas.

Ellas, indicó, actúan en el cerebro desde etapas embrionarias, es decir, mucho antes de saber siquiera el sexo definitivo; “en ese tiempo organizarán de diferente manera el encéfalo de una hembra y un macho, el de un hombre y una mujer”.

Cabe señalar que hay un periodo típico para tal diferenciación. En el caso de animales, se sabe que en los primeros cinco días de nacimiento “se puede administrar hormonas sexuales y cambiar por completo el patrón”, así como la conducta, la cual se puede desfeminizar o desmasculinizar”. Pero si se inyectan después de ese tiempo, no pasará nada, aclaró.

Además, resaltó, se tienen definidas concentraciones en cada género, las cuales varían en la existencia. Lo anterior es importante, porque la manera como se ve y siente el mundo se modifica de acuerdo con los niveles de estas sustancias. Un ejemplo es que para que haya conducta sexual femenina tiene que haber estrógenos y progesterona, las cuales disminuyen tras la menopausia.

Las diferencias dimórficas, abundó, también se manifiestan en términos de enfermedades del sistema nervioso central. Hay unas que son más comunes en mujeres (anorexia, bulimia, ansiedad, depresión y Alzheimer) y otras en los hombres (autismo, tartamudeo, dislexia, esquizofrenia). Esto, “lleva a pensar que pueden haber mecanismos celulares y moleculares subyacentes”.

En la mujer, por ejemplo, la proporción de ciertos padecimientos, como osteoporosis, puede cambiar cuándo se llega al climaterio, lo que da un indicio de lo importante que son las hormonas sexuales en relación con el estado de salud del individuo, detalló.

Al saber que éstas juegan un papel relevante, se ha trabajado en usar sus características para contrarrestar algunos males, pues se consideran importantes en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. De hecho, adelantó, una de las grandes esperanzas es poder utilizarlas contra padecimientos del sistema nervioso.

Sostuvo que él y su grupo han visto avances en la epilepsia. Acerca de cómo estas moléculas pueden tener una gama tan amplia de funciones, ser tan versátiles, e ir más allá de la diferenciación y conducta sexual, consideró que la respuesta está en tres factores: tiene efectos en prácticamente todo el sistema nervioso central, pueden actuar en las dos principales células que se encuentran en nuestro cerebro (neuronas y células gliares), y por poseer distintos mecanismos de acción.

Así, concluyó Camacho Arroyo, gracias a la cantidad de hormonas hay contrastes claros en términos fisiológicos en el ámbito celular y molecular, lo cual influye en la organización de genes: hay unos que se pueden regular en los machos y no en las hembras, y viceversa.

Incluso actúan en los mecanismos involucrados en la ovulación y en la conducta reproductiva, agregó, y en la diferenciación sexual del cerebro. Respecto a esto ultimo, hay evidencias suficientes de que realmente este órgano es diferente en hombres y mujeres, “lo que tiene consecuencias en la vida y sus diferentes ámbitos”.

Tanto en animales como en el propio ser humano, afirmó durante la conferencia ¿Qué hacen las hormonas sexuales en nuestro cerebro?, “hay regiones craneales sexualmente dimórficas, es decir, diferentes tanto en estructura como en función entre hembras y machos, lo cual significa que hay desigual número de neuronas, distintas conexiones”, que trabajan según el género.

“El resultado es que se actúe y piense diferente, y que se tengan habilidades peculiares”. En general, comentó, los varones “presentan mayor orientación espacial y razonamiento matemático; y ellas son mejores para los trabajos de precisión fina, ciertos cálculos, y recordar detalles; tienen mayor fluidez verbal y capacidad lingüística”.

El también docente de la FQ añadió que todos los individuos poseen estas hormonas; la cualidad está en la cantidad y en cómo varían a lo largo de la vida. Entre las sexuales se encuentran la testosterona, progesterona y estradiol: la primera se ha considerado típicamente masculina y las dos últimas, femeninas.

Ellas, indicó, actúan en el cerebro desde etapas embrionarias, es decir, mucho antes de saber siquiera el sexo definitivo; “en ese tiempo organizarán de diferente manera el encéfalo de una hembra y un macho, el de un hombre y una mujer”.

Cabe señalar que hay un periodo típico para tal diferenciación. En el caso de animales, se sabe que en los primeros cinco días de nacimiento “se puede administrar hormonas sexuales y cambiar por completo el patrón”, así como la conducta, la cual se puede desfeminizar o desmasculinizar”. Pero si se inyectan después de ese tiempo, no pasará nada, aclaró.

Además, resaltó, se tienen definidas concentraciones en cada género, las cuales varían en la existencia. Lo anterior es importante, porque la manera como se ve y siente el mundo se modifica de acuerdo con los niveles de estas sustancias. Un ejemplo es que para que haya conducta sexual femenina tiene que haber estrógenos y progesterona, las cuales disminuyen tras la menopausia.

Las diferencias dimórficas, abundó, también se manifiestan en términos de enfermedades del sistema nervioso central. Hay unas que son más comunes en mujeres (anorexia, bulimia, ansiedad, depresión y Alzheimer) y otras en los hombres (autismo, tartamudeo, dislexia, esquizofrenia). Esto, “lleva a pensar que pueden haber mecanismos celulares y moleculares subyacentes”.

En la mujer, por ejemplo, la proporción de ciertos padecimientos, como osteoporosis, puede cambiar cuándo se llega al climaterio, lo que da un indicio de lo importante que son las hormonas sexuales en relación con el estado de salud del individuo, detalló.

Al saber que éstas juegan un papel relevante, se ha trabajado en usar sus características para contrarrestar algunos males, pues se consideran importantes en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. De hecho, adelantó, una de las grandes esperanzas es poder utilizarlas contra padecimientos del sistema nervioso.

Sostuvo que él y su grupo han visto avances en la epilepsia. Acerca de cómo estas moléculas pueden tener una gama tan amplia de funciones, ser tan versátiles, e ir más allá de la diferenciación y conducta sexual, consideró que la respuesta está en tres factores: tiene efectos en prácticamente todo el sistema nervioso central, pueden actuar en las dos principales células que se encuentran en nuestro cerebro (neuronas y células gliares), y por poseer distintos mecanismos de acción.

Así, concluyó Camacho Arroyo, gracias a la cantidad de hormonas hay contrastes claros en términos fisiológicos en el ámbito celular y molecular, lo cual influye en la organización de genes: hay unos que se pueden regular en los machos y no en las hembras, y viceversa.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Una salida de compras para estimular el cerebro

Por philosophico - 12 de Diciembre, 2005, 16:28, Categoría: General

http://www.portafolio.com.co/proy_porta_online/finsemana_porta/porta_wsj_online/2005-12-10/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_PORTA-2649122.html

Diciembre 10 de 2005

Una salida de compras para estimular el cerebro
POR TARA PARKER-POPE / THE WALL STREET JOURNAL

Diversos estudios han comprobado que un paseo al centro comercial, aunque sea a mirar vitrinas, mejora el ánimo, al menos por un tiempo.

Cuando Wazhma Samizay y sus amigas tienen un mal día, van de compras, un ritual apodado “terapia comercial”.

“Cuando compras un regalo, o algo para tí, es un gusto que te das”, dice Samizay, quien hace tres años abrió una boutique en  Seattle llamada Retail Therapy (algo así como terapia
comercial). “El concepto básico de la tienda es que la gente encuentre cosas que la haga sentirse bien”.

La ciencia está ahora descubriendo lo que Samizay y los consumidores han sabido desde hace mucho: ir de compras ayuda a sentirse bien. Nuevas investigaciones revelan cómo comprar estimula ciertas áreas clave del cerebro, mejorando el ánimo y haciendo que la personas se sientan mejor, al menos por un tiempo. Parece que mirar una vitrina decorada o encontrar un juguete especial activa el centro gratificador del cerebro, liberando unos químicos que lo exitan.

Entendiendo cómo responde el cerebro a estas situaciones puede ayudar a comprender los altibajos de ánimo, evitar el remordimiento luego de comprar algo y disminuir el riesgo de gastar en exceso.

La alegría que ocasiona comprar está ligada a un químico cerebral llamado dopamina, que juega un papel crucial en nuestro bienestar físico y mental. La dopamina se asocia con las sensaciones  placenteras y de satisfacción, y se libera cuando experimentamos algo nuevo, emocionante o desafiante. Y, para mucha gente, las compras tienen todas estas características.

Pero estudios de resonancias magnéticas de la actividad cerebral sugieren que el alza de los niveles de dopamina se relaciona más con la anticipación que con la experiencia misma, lo que explicaría por qué muchas personas se divierten tanto mirando vitrinas o buscando gangas.

La dopamina también puede hacer que tome una mala decisión al verse atrapado en la excitación del momento. Berns dice que esto explicaría por qué mucha gente compra zapatos que luego nunca se pone.

“Comprar es enormemente gratificante para nosotros”, agrega David Lewis, un neurocientífico y director de investigación y desarrollo. Pero, recalca, la multitud, la mala calidad de servicio o el darse cuenta de que ha gastado demasiado pueden eliminar rápidamente la sensación de bienestar que suministran las compras.

Tomar conciencia de que al comprar ocurren cambios reales en nuestro cerebro nos puede ayudar a tomar mejores decisiones, y no excedernos en nuestros gastos bajo la influencia de la  dopamina. Por ejemplo, si postergamos una compra por un día, eliminaremos el factor novedad y así despejaremos nuestras ideas sobre el producto que deseamos comprar.

La doctora Ruth Engs, profesora de la Universidad de Indiana y experta en la adicción a las compras, ha elaborado una lista de qué hacer y qué no hacer a la hora de comprar.

Aunque estas recomendaciones son para compradores compulsivos, son útiles para cualquiera que se vea atrapado en la locura de las compras, como la temporada de regalos navideños.

  • Compre sólo los productos que tiene en su lista para evitar las compras impulsivas.
  • Pague en efectivo o con tarjetas de débito. Este límite financiero impedirá que compre cosas fuera de su alcance en medio de la euforia de compras. 
  • Mire las vitrinas cuando las tiendas estén cerradas, o cuando usted deje su billetera en casa. Experimentará el placer de comprar sin el riesgo de excederse.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)