El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El ocaso del cerebro

Por philosophico - 1 de Diciembre, 2005, 16:57, Categoría: General

http://www.diariosrumbo.com/rumbo/articulo_balazo_aparte.asp?idart=305831&idcat=810

El ocaso del cerebro

LILIANA CADAVID

La demencia es como una especie de óxido en el cerebro, una vez que corroe su base de datos ya no hay marcha atrás.

Recoger los frutos de lo que se ha cultivado durante años es la mejor recompensa para quienes lo han dado todo por salir adelante. Pero para algunos saborear el éxito después de ganar cientos de pequeñas batallas puede ser algo tan etéreo como un suspiro.

Ese es el caso de Clara (su nombre se ha cambiado para proteger su privacidad), una científica colombiana de 52 años vinculada a una destacada universidad en Texas, a quien el cerebro le está jugando una mala pasada y sus recuerdos se le esfuman sin que pueda hacer nada.

Aunque aún no le han dado un diagnóstico definitivo de la enfermedad que padece, su neurólogo cree que sufre un tipo de demencia cerebrovascular hereditaria poco conocida y que por su sintomatología a veces se confunde con el mal de Alzheimer.

La enfermedad se conoce por la sigla en inglés cadasil (arteriopatía cerebral autosómica dominante con infartos subcorticales y leucoencefalopatía).

Las señales más comunes de que una persona está desarrollando cadasil son migrañas y pequeños infartos cerebrales que afectan distintas funciones, dependiendo del área del cerebro donde se presenten, dijo Joseph Arboleda, quien cursa el cuarto año del doctorado de Neurociencias en la Universidad de Harvard.

"Los infartos pueden afectar la memoria, la capacidad para ejecutar tareas, la movilidad, el habla, la visión y la habilidad de orientación espacial, entre otros", dijo Arboleda, quien lidera un estudio sobre esta enfermedad entre familias colombianas y que recientemente publicó importantes resultados en la revista Human Molecular Genetics.

Un problema serio

Pese a que aún no se conoce el porcentaje de afectados, Arboleda cree que es un problema de salud más serio de lo que parece.

"Aunque esta enfermedad es muy poco conocida y se calcula que alrededor del mundo hay sólo 600 familias afectadas, cada mes me entero de una nueva familia en Estados Unidos que le diagnostican cadasil", agregó.

Clara, que domina cuatro idiomas —español, francés, italiano e inglés— empezó a notar que tenía un problema de salud serio porque en los últimos años los conceptos difíciles le costaban trabajo y se le afectó la capacidad para escribir. Además se caía frecuentemente y al hablar en público no podía encontrar las palabras.

Para Arboleda este tipo de enfermedad es más impactante en personas con niveles altos de educación, como le sucede a Clara.

"Ellos están acostumbrados a hacer actividades muy sofisticadas que luego les resultan demasiado difíciles de ejecutar cuando el cadasil avanza", dijo.

Además de los síntomas, Clara tenía una razón más para creer que sufría la enfermedad: varios parientes suyos habían padecido una forma de demencia similar al Alzheimer que no tiene cura.



Enfrentar la realidad requiere mucha fortaleza

Las preocupaciones de Clara aumentaron cuando a su padre le diagnosticaron cadasil. "Lo último que me dijo antes de dejar de reconocerme fue: 'Acuérdate que en nuestra línea todos mueren de esta enfermedad'. Él sabía que yo tenía las mismas lesiones cerebrales que él porque me quejaba de pérdida de memoria, caídas, confusión y extravío de cosas", dijo.

El hecho de padecer el mismo mal que cobró la vida de su padre es duro para Clara. Pero más tormentoso es saber que su hermana menor, también está enferma.

En la actualidad, desde la oscuridad de su estudio en casa, Clara sigue al frente de un proyecto de investigación financiado por el Instituto Nacional de Salud (NIH) que está próximo a terminar.

Para hacerlo, ha diseñado estrategias. Tiene una agenda donde anota todo lo que necesita hacer y las medicinas que debe tomar.

En este nuevo episodio de la vida de Clara, su esposo Joe, también científico, juega un rol fundamental: es como su segundo cerebro.

"Está al tanto de mis medicinas porque no me acuerdo si ya las tomé, me lleva a las citas médicas pues ahora no puedo conducir, revisa las cosas que hago y hasta acondicionó la casa", cuenta.

Joe sigue trabajando, pero ahora a control remoto, como ella. "Una de las cosas más difíciles es seguir adelante y tener que dejar atrás a una persona con la que compartía todo", dice Joe. "Nos gustaba hablar de ciencia y ahora todavía lo hacemos pero cada vez es más difícil".

Joe es consciente de que el vínculo emocional con Clara llegará a ser muy confuso y sólo pensar en ello le parece muy duro.

"Tendremos que movernos en la dirección que ambos podamos ir. No importa si eso significa cambiar nuestro estilo de vida. Por ahora vamos a disfrutar el presente y a prepararnos para el futuro".



Más información en www.alz.org/hispanic/overview_sp.asp y en www.cadasilfoundation.org/

Permalink :: Comentar | Referencias (0)